¿Qué significa ser un diseñador en la cultura de consumo global actual, impulsada por las corporaciones y sobrecargada de marcas? El siguiente es un extracto de la introducción al libro de Steven Heller y Véronique Vienne. Diseñador ciudadano: perspectivas sobre la responsabilidad del diseño.

Entonces, ¿cuál es la responsabilidad de un diseñador cuando el diseño es impecable pero el cliente está viciado? Ser responsable ante algún estándar moral es la clave. Un diseñador debe ser profesional, cultural y socialmente responsable del impacto que su diseño tiene en la ciudadanía. En efecto, todo buen ciudadano debe comprender que sus respectivas acciones tendrán reacciones. Todos los actos individuales, incluida la creación y fabricación de un diseño para un cliente, ejercen un impacto sobre los demás. Pero Rand no pudo prever la gran traición de Enron. E incluso si las grandes corporaciones a veces son sospechosas, ¿por qué él o cualquier diseñador debería negarse a trabajar para Enron o cualquier establecimiento similar? Un diseñador no puede permitirse el lujo de contratar investigadores para compilar expedientes sobre si un negocio es sabroso o no. Sin embargo, se deben aplicar ciertos puntos de referencia, como saber qué hace, de hecho, una empresa y cómo lo hace. Y si un diseñador tiene alguna duda, existen muchos registros públicos que permiten tomar decisiones informadas. Sin embargo, cada diseñador debe abordar este aspecto de buena ciudadanía como mejor le parezca.

Hace dos años, cuando Milton Glaser ilustraba la obra de Dante Purgatorio, se interesó en el “Camino al infierno” y desarrolló un pequeño cuestionario para ver dónde se encontraba en términos de su propia disposición a mentir. Comenzando con delitos menores bastante menores, los siguientes doce pasos aumentan a algunas indiscreciones mayores.

  1. Diseñar un paquete para que parezca más grande en el estante.
  2. Diseñar un anuncio para una película lenta y aburrida para que parezca una comedia alegre.
  3. Diseñar una cresta para un nuevo viñedo para sugerir que ha estado en el negocio durante mucho tiempo.
  4. Diseñar una cubierta para un libro cuyo contenido sexual encuentras personalmente repelente.
  5. Diseño de una medalla con acero del World Trade Center para ser vendida como recuerdo lucrativo del 11 de septiembre.
  6. Diseñar una campaña publicitaria para una empresa con un historial conocido de discriminación en la contratación de minorías.
  7. Diseñar un paquete para refrigerios para niños que sepa que tienen un bajo valor nutricional y un alto contenido de azúcar.
  8. Diseño de una línea de camisetas para un fabricante que emplea mano de obra infantil.
  9. Diseñar una promoción para un producto dietético que sabes que no funciona.
  10. Diseñar un anuncio para un candidato político cuyas políticas cree que serían perjudiciales para el público en general.
  11. Diseñar un folleto para un SUV que volcaba con frecuencia en condiciones de emergencia y se sabía que había matado a 150 personas.
  12. Diseñar un anuncio de un producto cuyo uso frecuente podría resultar en la muerte del usuario.

Podrían agregarse una docena de pasos adicionales de diversas consecuencias, pero la lista de Glaser aborda una variedad importante de temas polémicos. Los diseñadores están llamados a tomar decisiones de rutina con respecto a la escala, el color, la imagen, etc., cosas que pueden parecer insignificantes pero que inevitablemente afectarán el comportamiento de alguna manera. Un logo elegante puede legitimar lo ilegítimo; un empaque hermoso puede aumentar las ventas de un producto inferior; un personaje comercial atractivo puede convencer a los niños de que algo peligroso es esencial. El diseñador gráfico es tan responsable como los departamentos de marketing y publicidad de la propagación de un mensaje o idea.

Los diseñadores talentosos están predispuestos a crear un trabajo atractivo. Se nos enseña a casar el tipo y la imagen en composiciones agradables y efectivas que atraigan la vista y exciten los sentidos. Haz esto bien, se nos dice, y los buenos trabajos abundarán; hazlo mal y produciremos correo basura por el resto de nuestras vidas. Sin embargo, ser lo que en este libro llamamos “diseñador ciudadano” requiere más que talento. Como señala Glaser, la clave es hacer preguntas, ya que las respuestas darán como resultado decisiones responsables. Sin responsabilidad, el talento se desperdicia con demasiada facilidad.

Este libro examina y critica a través de ensayos y entrevistas tres áreas en las que los diseñadores practican y en las que la responsabilidad con uno mismo y la sociedad es esencial. Las secciones sobre responsabilidad social, responsabilidad profesional y responsabilidad artística ofrecen una idea de cómo nuestros compañeros ven sus prácticas como dependientes de códigos morales. La parte final, elogios y diatribas, es una caja de jabón, pura y simple. Nuestro objetivo al editar este libro no es ofrecer decretos dogmáticos o peroratas santurronas, sino abordar la preocupación de que el campo del diseño, como la sociedad en su conjunto, está construido sobre la base de… bueno, llene el espacio en blanco.


La segunda edición (junio de 2018) de Diseñador ciudadano: perspectivas sobre la responsabilidad del diseñode Steven Heller y Véronique Vienne, ya está disponible en Skyhorse Publishing, Amazon y otras buenas librerías.

Deja una respuesta