La tipografía web está en su época dorada. Hay una variedad casi infinita de fuentes disponibles para los diseñadores web, junto con excelentes opciones para implementarlas. Estamos mimados, de hecho.

Toda esta variedad es maravillosa. Sin embargo, también puede tomar decisiones más difíciles al elegir fuentes. Con un ecosistema tan masivo, ¿cómo se toma la decisión correcta?

Si bien la apariencia es un factor clave, la decisión es más profunda. Hay muchos otros elementos a considerar. Todo se reduce a qué tipos de letra se adaptan a sus necesidades. Es posible cambiarlos más tarde, pero no es tan deseable como comenzar con la nota correcta.

Con eso en mente, aquí hay algunos consejos para elegir las fuentes adecuadas para su sitio web. Ya sea que esté diseñando para usted o para un cliente, estos factores deben ser parte del proceso.

Encuentre fuentes que se ajusten a su mensaje

La tipografía es un medio para un fin. Se utiliza para transmitir un mensaje o sentimiento y también establece coherencia en toda la marca.

Sin embargo, esto puede ser un gran desafío para los diseñadores web. En algunos casos, solo recibimos un logotipo para usarlo como base para el aspecto general. Eso no es mucho para continuar.

Es mucho más fácil cuando un cliente tiene una guía de estilo establecida. Esto nos permite intervenir y continuar con la identidad existente de la marca.

Pero incluso sin esos datos, aún es posible obtener la tipografía correcta. Tenga en cuenta el público objetivo, el tema y el contenido del sitio. Tomados en conjunto, estos factores al menos deberían ayudarlo a orientarlo en la dirección correcta.

Por ejemplo, saber que la audiencia principal de un sitio son los niños abre la posibilidad de fuentes divertidas. Del mismo modo, tener contenido de formato largo significa que la legibilidad y el espaciado son cruciales.

Cuanto más sepa sobre el proyecto, más informadas serán sus decisiones.

Busque fuentes que reflejen su marca y público objetivo.

Considere la fuente

En estos días, hay muchos lugares para encontrar fuentes de gran apariencia. Ya sea un nombre reconocible como Google o una pequeña fundición, no nos faltan opciones creativas. Pero la fuente importa por varias razones.

Licencia

La licencia de fuentes es un gran problema, ya que determina dónde, cómo y cuánto se puede utilizar un tipo de letra. Algunas bibliotecas, como Google Fonts, son de uso gratuito en cualquier tipo de proyecto. Esa es una apuesta segura, siempre que la biblioteca tenga los estilos que está buscando.

Otras fuentes pueden ser más restrictivas. Por ejemplo, podrías encontrar una fuente “gratuita” que parezca perfecta. Pero es posible que deba comprar una licencia para usarlo en un proyecto comercial.

Aún así, otros tienen límites basados ​​en la cantidad de tráfico a su sitio web. Un sitio ocupado podría significar que pagas un alto precio por el acceso a las fuentes.

Por lo tanto, vale la pena investigar un poco y sentirse cómodo con las licencias antes de comprometerse con una fuente web.

Alojamiento local o remoto

La forma en que se implementa una fuente es parte de su licencia, pero también es una consideración importante por derecho propio.

La capacidad de llamar fuentes de forma remota a través de una API es muy conveniente. Sin embargo, no está exento de riesgos. El potencial de tiempo de inactividad, las preocupaciones sobre la privacidad y el rendimiento degradado deben sopesarse frente a los beneficios.

Mientras tanto, alojar una fuente localmente significa un poco más de trabajo por adelantado. Si la fundición lo permite, esto lo ayudará a evitar algunas trampas de una API remota. La desventaja puede ser una mayor carga en su servidor web, así que preste atención al tamaño de los archivos e implemente el almacenamiento en caché cuando sea posible.

Cada método para implementar fuentes tiene ventajas e inconvenientes. Piensa cuál es mejor para tu situación.

Asegúrese de que la licencia de la fuente coincida con su caso de uso.

Accesibilidad y legibilidad

Las fuentes que elegimos tienen un gran impacto en la accesibilidad. Y no estamos hablando únicamente de personas con discapacidad (PWD). Una fuente mal elegida puede afectar a todos los usuarios.

Gran parte de garantizar una tipografía accesible se trata de usar su mejor juicio. Considere cómo se usará una fuente y pruébela para asegurarse de que sea legible en una variedad de dispositivos y tamaños de pantalla.

Las opciones más seguras suelen ser las fuentes serif y sans-serif básicas. Las fuentes Script y Display pueden funcionar lo suficientemente bien, pero el tamaño es importante. Intentar usar uno de estos elegantes tipos de letra en un tamaño pequeño o en un pasaje largo de texto hará que la experiencia del usuario sea deficiente.

Esta puede ser un área donde los diseñadores y los clientes pueden chocar. Por lo tanto, discutir la importancia de la accesibilidad debe estar en la parte superior de su lista de tareas pendientes.

Algunas fuentes son más legibles que otras en varios tamaños.

Tomar decisiones acertadas sobre la tipografía web

De alguna manera, la tipografía web era más fácil de manejar cuando solo había unas pocas fuentes seguras para el navegador. Elija uno o dos que tengan sentido para su proyecto y continúe.

La elección hace que las decisiones sean más difíciles. Pero se vuelve mucho más fácil cuando sabes qué buscar. Las consideraciones anteriores deberían proporcionar una mano amiga.

Comprender el ajuste de una fuente con la marca de su proyecto, su licencia e implementación le permite reducir significativamente las opciones. Y si una fuente es un lastre para la accesibilidad, no tenga miedo de descartarla.

Como casi todo en el diseño, la tipografía se trata de tomar decisiones acertadas. Aprende a hacer eso de manera constante y obtendrás resultados sobresalientes.

Deja una respuesta